Marsala

Situado en la provincia de Trapani, Marsala está entre los municipios más poblados de Sicilia. Se encuentra en el extremo más al oeste de la isla, justo enfrente de las islas Égadas y de las islas del Gran Estanque de Marsala (Isole dello Stagnone di Marsala en italiano) que forman parte de la homónima Reserva Natural Regional y en la cual viven muchísimas especies de animales, destacando el maravilloso flamenco. Asímismo, esta zona se ha convertido últimamente en meta ideal para los amantes del Surf y Wind Surf, gracias al viento y a las olas del lugar.
Su territorio es muy extenso, con más de 240 Km², incluído el territorio de la Reserva en la que se halla la bellísima isla de Mozia.


En la ciudad aún quedan huellas del dominio árabe, entre ellas su actual nombre, que la hizo renacer tras haber sido devastada por los vándalos.


Marsala es famosa además por el vino que lleva su nombre, que es un vino fortificado producido en estas tierras y al que se ha reconocido la Denominación de Origen. Según se cree, éste fue inventado por un comerciante inglés que se encontraba en el puerto de Marsala, al que le gustó tanto el vino que se producía entonces aquí, que tuvo la idea de aumentar sus grados de alcohol para poderlo transportar hasta Inglaterra y que no perdiera sus características. El éxito que tuvo hizo que volviera a Sicilia y se dedicara a partir de entonces a su producción y comercialización. Con el paso de los años, varias bodegas producen y comercializan este excelente vino.
Su casco urbano se abre con dos monumentales puertas, de las cuatro que existían antiguamente: Porta Nova, cuya forma recuerda al típico Arco del Triunfo romano; y Porta Garibaldi, antiguamente llamada Porta Mare, que lleva este nombre por ser la puerta a través de la cual Garibaldi entró en la ciudad para tomarla e iniciar las batallas en Sicilia para la unificación de Italia. La ciudad se caracteriza además por el color crema de sus edificios, casi todos ellos construídos con piedra tosca.


Entre los edificios religiosos con que cuenta Marsala destaca el Duomo, en estilo normando y dedicado a San Tomás de Canterbury. Otros de gran interés y que merece la pena ser visitados son:  la Iglesia del Purgatorio, en puro estilo barroco; la Iglesia dell’Addolorata, con entrada neoclásica y con la particularidad de su interior, que tiene forma poligonal; el Convento y la Iglesia del Carmine,  con su hermoso campanario octagonal que tiempo atrás oscilaba al son de las campanas; la Iglesia de San Matteo, considerada la más antigua de la ciudad y que fue levantada sobre un antiguo templo pagano dedicado a Neptuno; el Monasterio y la Iglesia de San Pietro, que forman el denominado Complesso Monumentale di San Pietro y en cuyo espacioso patio se llevan a cabo numerosos eventos culturales (cine y teatro, entre otros); y la Iglesia de la Madonna della Cava, que guarda en su interior una pequeña estatuilla de la Virgen, patrona de la ciudad, y que fue hallada excavando en la roca (la cava excavada es aún visible).


También son muchos los edificios no religiosos con los que cuenta Marsala y entre ellos destacan los siguientes: el monumento a los caídos, situado en el lugar en donde muchos de sus habitantes perdieron la vida durante el bombardeo del 11 de mayo del 1943; el Palazzo VII aprile, con su estupendo pórtico donde tiempo atrás se hacía el mercado y donde hoy en día se reune el Pleno del ayuntamiento; el Palazzo Fici, cuya fachada contiene numerosos elementos decorativos que llaman enseguida la atención del turista y en el cual se alberga la Enoteca Municipal, en la que es posible degustar su famoso vino; el Palazzo Grignani, cuyos magníficos balcones en puro estilo barroco lo convierten en uno de los edificios más bellos de la ciudad; el Palazzo Spanò-Burgio, que destaca principalmente por su color mucho más claro que el del resto; el Castillo, de estilo medieval y actual sede de la cárcel de Marsala; y el Quartiere Spagnolo, actual sede del ayuntamiento y que un día fue construída como alojamiento para los militares.
Para acabar, se podrán visitar sus interesantes museos entre los que destacan el Museo Arqueológico Baglio Anselmi, cuya principal atracción es la nave púnica que fue recuperada del fondo del mar cerca de la costa de Marsala, y el Museo degli arazzi fiamminghi, que expone hermosos tapices que representan la Guerra Judea.

Más en esta categoría: « Erice Corleone »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.