Cefalú

 

Cefalú es una pequeña ciudad de la provincia de Palermo, situada sobre la costa norte de Sicilia, meta de muchísimos turistas tanto por sus hermosas playas como por las obras de arte que conserva. Su centro histórico se desarrolla a los pies de la denominada Roca de Cefalú, enorme promontorio rocoso en cuya cima se hallan las ruinas de un castillo.

La ciudad, habiendo sido habitada por numerosísimos pueblos, presenta elementos arquitectónicos y artísticos de varias épocas, desde la prehistoria, pasando por los griegos, siracusanos, romanos, bizantinos y árabes hasta llegar a los normandos.

Los vestigios más antiguos se localizan en el promontorio, adonde se hallan dos cuevas pre-históricas y un templo, conocido como Tempio di Diana, de época protohistórica. Los apasionados del senderismo podrán realizar aquí una interesante excursión donde, además de contemplar de cerca los antiguos restos presentes, observarán desde su cima un bellísimo panorama de Cefalú y de toda la costa.

El centro de la ciudad tiene estructura medieval, con calles estrechas y empedradas, y está rodeado por una muralla megalítica datada en la época prehelenística.

Entre los monumentos con que cuenta Cefalú cabe destacar el bellísimo Duomo, de estilo árabe-normando, cuya construcción se inició bajo el dominio normando por encargo del rey Ruggero II de Sicilia, aunque su completa realización se produjo a lo largo de varias épocas sucesivas, atestiguado por los varios estilos presentes. La planta a forma de basílica, es de cruz latina con tres naves divididas por columnas. Su techo, realizado con vigas policromadas de madera, son claramente de estilo árabe. El ábside se halla repleta de mosaicos realizados sobre un fondo dorado, típico de la arquitectura normanda. Principalmente llama la atención, ya nada más entrar en la Catedral, el maravilloso mosaico del Cristo Pantocrátor. El resto de mosaicos representan la Virgen, los ángeles y arcángeles y los apóstoles, entre otras figuras religiosas. Anexo a la Basílica se halla un claustro rectangular rodeado de columnas, menos por un lado que a causa de un fallo en la estructura se derrumbaron, y cuyos capiteles están decorados con magníficas esculturas.

En el Corso Ruggero se encuentra el Osterio Magno, palacio fortificado de estilo medieval que fue la residencia de unos importantes marqueses. En su fachada resaltan sus estupendas bíforas y tríforas en estilo árabe-normando.

Cefalú cuenta con un interesante, y único, museo llamado Museo Mandralisca, situado en la Via Mandralisca n. 13, que contiene importantes restos arqueológicos, pinacoteca, una colección malacológica y de monedas, e incluso muebles y objetos de gran valor.

En el Corso Vittorio Emanuele, y bajando unas escaleras de caracol, se puede visitar el Lavadero medieval, formado por una serie de pilas, que se llenaban con el agua subterránea procediente del río Cefalino, y que las mujeres utilizaban para su higiene personal y para lavar la ropa.

Esta ciudad medieval presenta también elementos barrocos, y ejemplo de ello son las fachadas del edificio conocido como Monte di Pietà y la de la Iglesia delle Anime Purganti.

A las afueras de la ciudad se podrán visitar varios lugares de gran interés: el Santuario di Gibilmanna, situado en la fracción de Cefalú denominada Gibilmanna, a 15 Km de la ciudad, adonde cabe admirar su magnífico altar en mármol policromado, su biblioteca y su museo, que expone una vasta colección etno-antropológica y artística; a unos 4 Km de Cefalú se encuentra la encantadora aldea denominada Borgo di Sant’Ambrogio, otra fracción de la ciudad, situada sobre el mar.

 

Artículos relacionados:

Más en esta categoría: « Trapani Taormina »

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.